No Saber es Formidable

De Salzmann de Etievan, Nathalie

¡Oferta!
NO-SABER-ES-FORMIDABLE

No Saber es Formidable

$18.00 $12.00

Modelo Educativo Etievan

Hay existencias

SKU: EG-007 Categoría: Etiquetas: ,

Fragmento del libro / Págs 113 – 115

El bien y el mal tienen que ver con la conciencia, porque la verdadera conciencia sabe sentir, darse cuenta de que todo lo que es malo para ella, es malo objetivamente y de que todo lo que es bueno para su crecimiento, es bueno objetivamente. El alma y la conciencia están muy relacionadas. y cuando lo que sostenemos en el niño son sus debilidades, vamos en contra del crecimiento de su conciencia y de su alma.

Necesitamos preguntamos qué son el bien y el mal, porque, realmente, no lo sabemos. Cuando miramos bien las cosas nos sorprendemos. Por ejemplo: para permitirme pensar que soy una buena persona, doy una limosna y con eso justifico mi indiferencia hacia la humanidad. En esa acción, que se podría llamar egoísta, no he considerado el bien de la persona a quien se la doy, ya que no sé en qué utilizará ese dinero: ¿para emborracharse, por ejemplo? Sin embargo, esa acción es considerada como buena. Eso prueba que no distinguimos una cosa de la otra y no nos paramos a pensar.

El ser humano tiene tendencias innatas hacia el bien y el mal. Si un ser humano pudiera vivir en una atmósfera solamente positiva, su tendencia al mal no podría prosperar, estaría todo el tiempo contrarrestada por la otra y no crecería a expensas de la primera. El niño no nace ni bueno ni malo, sino con estas dos tendencias. Viviendo en el mundo en que vive, su tendencia negativa es la más solicitada, mientras que la positiva casi no recibe alimento y, por lo tanto, no se desarrolla en la misma medida. Por eso hay que enseñarle a tener conciencia de lo que es el bien y el mal. Si no, ¿cómo podría discernir lo bueno de lo malo? Hemos nacido con esas dos tendencias y tenemos que aprender a hacer crecer la mejor, para que en un momento dado podamos hacemos responsables de nuestra vida exterior e interior. Nuestro deber es cambiar el peso de las tendencias, tomar con nuestras propias manos nuestra vida interior y así empezar a hacemos adultos, sobreponiéndonos a nuestra tendencia negativa. Tenemos las dos tendencias justamente para que no nos sea fácil esta tarea, para aprender, ya que nada es gratuito.

Tenemos que entrenamos para desarrollar esta visión interior y así conocer siempre mejor esas tendencias opuestas. Sólo de esta manera sabremos qué lugar ocupa la parte negativa en nosotros. El sufrimiento que nos produce vemos, nos ayuda y nos lleva a cambiar. Si no sufriéramos no cambiaríamos nada, debido a la indolencia natural. del hombre.· Este entrenamiento del verse a sí mismo depende de nosotros mismos y sin él no podremos defendemos porque él nos provee de músculos interiores, los cuales naturalmente no tenemos.

Cuando uno siente una lucha interior, si escucha y se abre y obedece a esa voz que sabe 10 que debe o no debe hacer, al mismo tiempo que uno aprende a reconocerla, se va formando como un adulto consciente y responsable, y va apareciendo “un amo en la casa”. Esta lucha es la que permite que aparezca la conciencia, generalmente dormida. Al mismo tiempo que uno se fortalece en esta lucha, va desarrollando esos músculos interiores, tan necesarios, y podrá enseñar al niño a luchar de una manera sencilla y esencial. A los niños, aunque no siempre ganen, les gusta luchar contra sus debilidades.

Para nosotros, la comprensión del bien y el mal es muy grande y amplio. En ella tiene un papel muy impoi te el remordimiento, el aceptar sufrir por lo que he hecho, y pagar por lo cometido. Podemos así aprend crecer y madurar, y al hacerla, nos sentimos bien, nos : timos dignos, justos, buenos. Lo que prueba que sufrir n tan malo, cuando el sufrimiento es voluntario, acepta Hacer lo que debemos hacer, no es un sufrimiento. El Sl miento viene cuando no cumplimos con nuestro debe entonces surge el remordimiento, indicándonos qué de mas hacer para pagar. Pero si uno no paga de inmediato remordimiento pierde fuerza y desaparece, dejando así ser la ayuda que representa cuando está activo.

Información adicional

Peso 0.70 lbs
Páginas

303

ISBN

980 6404 00 9

Autor

Nathalie De Salzmann de Etievan

Edición

1era

Colección

Ganesha

Dimensiones

14,5 X 21 cm

Encuadernación

Rústica

Valoraciones

No hay valoraciones todavía.

Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.