Inicio

Música para el Ser

Gurdjieff ha llegado a ser muy conocido como pionero de una nueva corriente de pensamiento sobre la situación del hombre. Medio siglo después de su muerte, su nombre es reconocido como una gran fuerza espiritual, un hombre que vio claramente la dirección que está tomando la civilización moderna y que se puso a trabajar para preparar gente en Occidente que descubriese por sí misma, y con el tiempo difundiese entre el género humano, la certidumbre de que Ser es la única realidad indestructible.

Los institutos o sociedades G. I. Gurdjieff de París, Londres, Nueva York y Caracas fueron fundados para continuar la transmisión directa de la enseñanza de George Ivanovich Gurdjieff. Sus libros fueron traducidos y publicados en varias lenguas, la editorial encargada de la divulgación de sus obras en español es la Editorial Ganesha,
patrocinante de este evento. Se ha editado la música compuesta por él junto con Thomas de Hartmann. El trabajo de los Movimientos se ha desarrollado y se han realizado varios filmes con la intención de preservar su sentido y su forma. A partir del conjunto de sus conocimientos, la Fundación G. I. Gurdjieff, con sede en Caracas, se ha consagrado al estudio del hombre, de su evolución posible y de su verdadero sitio en el mundo. Comenzó sus actividades en los años cincuenta.

En la conducción de los grupos de intercambio y de las clases de Movimientos, se ha propuesto una búsqueda rigurosa, personal, compartida con otros, en la que se experimenta una nueva relación entre el cuerpo, el sentimiento y el pensamiento. Esta enseñanza invita a los alumnos a no creer nada de lo que le dicen sin antes haberlo experimentado. Está anclada en la vida cotidiana y relacionada con las artes, las ciencias y las diferentes tradiciones.